De lo lineal a lo hipertextual

borges. De lo lineal a lo hipertextual. Limitaciones de la linealidad. Pensando en red. ¿Qué es el hipertexto?. Lectores activos y escritores flexibles.

De lo lineal a lo hipertextual

No puede ser, pero es. El número de páginas de este libro es exactamente infinito. Ninguna es la primera; ninguna, la última. No sé por qué están numeradas de ese modo arbitrario. Acaso para dar a entender que los términos de una serie infinita admiten cualquier número. Después, como si pensara en voz alta: -Si el espacio es infinito estamos en cualquier punto del espacio. Si el tiempo es infinito estamos en cualquier punto del tiempo. Jorge Luis {Borges}, El libro de arena

Limitaciones de la linealidad

La historia de la comunicación atesora el esfuerzo sistemático de la humanidad por trascender la subjetividad. Y en este sentido, no hay herramienta más solidaria que el desarrollo y perfeccionamiento de nuestra capacidad para compartir la experiencia al servicio del complejo proyecto de construir modelos explicativos para la realidad. Mejorar la comunicación, es el desafío de nuestro destino cultural.

Es posible que una de las limitaciones centrales de la comuniación esté dada por la linealidad artificial de la escritura. Artificial, en contraposición con lo que sucedería "naturalmente" dentro de nuestra mente: las ideas se relacionan entre sí, estableciendo vínculos complejos de variada significación. Las conexiones entre conceptos evidencian la existencia del desarrollo cognitivo de un sistema capaz de contenerlos. Lo cual sugiere, probablemente una creatividad potenciada en tanto que permita acceder a una mejor comprensión de la realidad.

Pensando en red

Una red conceptual no es otra cosa que la descripción del modo en que puede organizarse nuestro pensamiento. Las ideas no están aisladas entre sí, sino que se relacionan dentro de un mapa en donde adquieren validez.

David Ausubel hablará del aprendizaje signficativo (en contraposición con el aprendizaje memorístico) cuando se establece un vínculo integrador entre el conocimiento previo y el nuevo, relacionando ideas e integrando su significación. Esto permite que se teja un mapa conceptual de cuya consistencia depende la estructura general del sistema. Los formatos electrónicos de escritura que proporcionan la capacidad de establecer vínculos intertextuales, satisfasciendo así esta necesidad expresiva de un modo mucho más eficiente que las clasificaciones jerarquizantes propuestas por los recursos impresos.

De esta forma, el hipertexto es una mejor forma de expresarnos, en tanto nos permite trascender la linealidad de la escritura, optimizando la comunicación en tanto se adecua mejor a la interconexión espontánea de ideas.

¿Qué es el hipertexto?

Como los quince minutos de fama del hombre moderno de Andy {Warhol}, en {hipertexto} el centro sólo existe como objeto de evanescencia. Como cabe esperar de un medio de comunicación que cambia nuestras relaciones con la información, los pensamientos y nosotros mismos de una forma tan drástica, la evanescencia de este centro (en migración perpetua) es más una premisa que un motivo de queja o de burla. Es simplemente la condición según la cual, o en la cual, pensamos, comunicamos o registramos pensamientos y expresiones en el dominio hipertextual. Landow, Hipertexto

Las formas de comunicación escrita han intentando por algunos años, superar las limitaciones de la linealidad. El discurso fragmentado y las relaciones conceptuales fueron avanzando sobre los medios gráficos imponiendo al discurso un nuevo formato, en franca competencia con el avance multimediático.

Pero sin duda no es sino hasta la llegada de los formatos electrónicos que la hipertextualidad adquiere una presencia notable entre las formas de comunicación escrita. La posibilidad de establecer vínculos temáticos sin limitaciones genera nuevas posiblidades expresivas en tanto permite una mayor adecuación al modo multidireccional en el que naturalmente fluye nuestro pensamiento.

Lectores activos y escritores flexibles

En el formato hipertextual, el lector adquiere un rol protagónico en tanto que siguiendo sus propios intereses, construye una secuencia personal que será la que le dará estructura al discurso. De esta forma, autores y lectores se convierten en una dupla en equilibrada actividad.

No importa aquí si esta desestructuración responde al espíritu de las teorías críticas o a las problemáticas de la posmodernidad. Insistiremos sí en el aspecto práctico de esta característica discursiva: la hipertextualidad emula nuestra forma espontánea de asociar ideas. Desarrollar ideas dentro de una red conceptual hipervinculada permite adecuar el discurso a la realidad en que las ideas se producen, con una fidelidad mucho mayor. Efectivamente, el hipertexto propicia las asociaciones conceptuales tanto por parte de autor como del lector, ambos, en un plano de igualdad.

A partir de ahora, el lector hipertextual no se halla ya en la obligación de someterse a la esctructura lineal preconcebida y se transforma en un partìcipe activo del discurso. El decide la secuencia de asociación de ideas al leer así como al pensar.

El autor hipertextual, se encuentra ante un destinatario activo y debe estar a la altura de sus demandas. Escribir en formato hipertextual supone sincerar las relaciones conceptuales surgidas al producir un texto y exponer a modo de hipótesis, los posibles vínculos que podría preferir el potencial lector. De esta forma, el autor hipertextual producirá un varios textos abiertos y relacionados entre sí, cuya riqueza dependerá en parte del lector como co-participe de la producción textual.

Graciela Paula Caldeiro

Búsqueda personalizada
INICIO